Càmeres i Acció: el audiovisual como herramienta social | Silvia Cepero y David Fernández

Càmeres i Acció: el audiovisual como herramienta social

Audiovisual

En una sociedad donde la red y la imagen son, cada vez más, la forma primordial de comunicación, hay que plantearse las posibilidades que ofrece el lenguaje audiovisual como herramienta de participación y como vehículo para la mediación de las relaciones entre las personas, no como espectadores, sino como constructoras de relatos.

Es en este marco donde entendemos que la técnica audiovisual debe concebirse como una herramienta social, como un medio de expresión, de reflexión y de diálogo que nos permita construir conjuntamente.

Pensamos que es necesario crear espacios de aprendizaje y participación donde se trabajen las habilidades sociales y comunicativas de forma indirecta y mediante otro tipo de aprendizaje de la técnica audiovisual, donde los diferentes colectivos, de manera autónoma, vayan descubriendo cuáles son las posibilidades que les ofrece este lenguaje, que posiblemente desconocían hasta el momento.

.............................................................
 
La técnica audiovisual como herramienta de intervención y transformación social

CàmeresiAcció es una asociación que utiliza el vídeo y el periodismo social como herramientas de intervención y transformación. Trabajadores del campo audiovisual y social, llevan a cabo este proyecto con el objetivo de empoderarse y facilitar la expresión de las personas a partir de la innovación y la experimentación audiovisual.

Mediante el audiovisual comunitario y participativo se aportan conocimientos teóricos y prácticos para analizar, entender y representar la realidad con el uso de la cámara. Para ello, se realizan sesiones formativas de la técnica audiovisual a medida que se desarrollan también dinámicas de facilitación, trabajo de procesos y resolución de conflictos; de este modo, se inicia un proceso de empoderamiento de las personas pertenecientes al grupo que forma el equipo audiovisual del proyecto.

Es una metodología que plantea empezar por establecer la empatía y confianza entre las participantes, terminando por derribar los estereotipos y las barreras que contribuyen a la posible sensación de aislamiento y exclusión.

Bajo las bases del periodismo social y la contrainformación, se trabaja para formar a las personas con el objetivo de que sean ellas las que expliquen la realidad en primera persona y sin intermediarios/as. El eje principal de la asociación es proporcionar recursos de comunicación y desarrollo personal a diferentes colectivos en riesgo de exclusión, para que puedan dar visibilidad a las diferentes problemáticas, llevando a cabo proyectos de transformación comunitaria mediante el audiovisual. La intención es ofrecer nuevas vías de expresión que sean atractivas para el colectivo y que les sirvan para denunciar y compartir sus inquietudes, de manera colectiva.


Documental Social Participativo

Uno de los proyectos que CàmeresiAcció realiza, para llevar a cabo esta metodología en toda su amplitud, es lo que se llama Documental Social Participativo. Se elabora un producto audiovisual bajo un punto de vista compartido y consensuado, de forma grupal.

Siguiendo estas premisas, el tratamiento se decide entre las mismas personas que forman el equipo audiovisual del documental. Después de la formación sobre la técnica audiovisual, y una vez decididos con anterioridad tanto el guión técnico como el narrativo, son los participantes los que realizarán las grabaciones y los rodajes del documental, rompiendo así la pared que se genera entre el mundo del cine/audiovisual y las personas que se representan.

Un juego de miradas desde la empatía entre observado y observador que consigue situarnos en la línea entre lo que se quiere mostrar y la experiencia de vida vivida por las personas que se sitúan detrás de la cámara.

De este modo, se consigue generar un espacio de confianza para tratar las diferentes situaciones, desde una mirada humana y cercana, que favorece la comunicación y la expresión del entrevistado/a. La cámara pasa de ser un objeto a convertirse en un sujeto participante.

El impacto que CàmeresiAcció propone con esta metodología de participación comunitaria aplicada en cada uno de sus proyectos, se centra en tres ejes:

 

  1. En primer lugar, se facilita el proceso para empoderarse, tanto las personas como el conjunto del colectivo participante en el proyecto, mediante la experiencia de compartir colectivamente las diferentes sensibilidades, dificultades y situaciones existentes en el grupo.
  2. Por otro lado, se dan herramientas a otras personas que vivan la misma situación y no participen de grupos o espacios de apoyo mutuo donde compartir la experiencia.
  3. Por último, se pretende sensibilizar a la población en general sobre situaciones de vulnerabilidad y/o violencias (in)-visibles que tienen lugar en nuestro entorno, y potenciar la sensación de co-responsabilidad que tiene la sociedad en general ante los factores de exclusión social.

 

¿Proceso o producto?

En este tipo de documental, el proceso prevalece sobre el producto (vídeo). El producto es un pretexto para movilizar energías y análisis colectivos; mientras que el proceso de creación del vídeo es el medio para explorar y transformar la realidad, lo esencial es el trabajo de reflexión colectiva. Este tipo de reflexiones compartidas refuerzan el consenso y se transforman en una herramienta de negociación igualitaria para llegar a visiones compartidas sobre realidades complejas.

La elaboración de un documental mediante la participación de un grupo en todas sus fases debe tener en cuenta también la importancia de la proyección pública del trabajo. Esta funcionará como sinergia y forma de regreso a la comunidad, haciéndola partícipe a través del espíritu crítico y el debate.

Por lo tanto, aunque el vídeo no sea el fin más importante del proyecto, sí es un elemento muy significativo. El hecho de que un proceso participativo genere material audiovisual de calidad, interesante para el público y comunicable, es lo que hace que el proyecto se convierta en un acto de comunicación pública y colectiva; permite generar debate y reflexión, asumir críticas sobre el trabajo realizado, motivar al colectivo de personas que la han llevado a cabo, etc. Si el vídeo se queda en un ejercicio de clase que sólo se puede ver en el interior del grupo, los proyectos se enmarcarían más en una actividad de formación. Al proyectarlo ante un público y difundirlo por diferentes redes se cierra el círculo de creación audiovisual, complementando la intervención con la comunicación de la misma. Bajo este enfoque, podemos vislumbrar las potencialidades que presenta por ámbitos de trabajo enfocados a la transformación social, el desarrollo y la intervención social.

El uso de este tipo de medio refleja realidades y perspectivas que no aparecen en los medios convencionales. Da voz a las que no  la tienen, fomenta la libertad de expresión, facilita la comunicación horizontal y la autogestión. Genera el intercambio de experiencias, prácticas y conocimientos, al tiempo que documenta las experiencias, perspectivas e intereses de colectivos y grupos locales. Estimula el compromiso con la realidad que nos rodea y su transformación.

 

El papel de los facilitadores

Uno de los principales objetivos es el de fomentar la capacidad de autogestión de los grupos. Para conseguirlo, todos los proyectos están dinamizados por lo que llamamos “facilitadores”. Como facilitadores debemos tener muy claro nuestro papel: acompañar un proceso colectivo y minimizar nuestro protagonismo e intervención, siempre que sea posible. Debemos tener cuidado y especial atención para no manipular la historia o los contenidos, para acompañar al grupo y transmitirle los conocimientos necesarios para que comunique mejor lo que quiere decir, clarificar su mensaje. Por eso, la persona que acompañe el proceso debe tener interés por aprender del grupo y capacidad de escucha, para entender las historias que se quieren explicar. También, nos esforzamos para desconfiar e identificar las ideas preconcebidas o los prejuicios que podamos tener respecto al colectivo que hace el documental y sobre la historia o temática que se tratará.

Así, el Documental Social Participativo tiene grandes potencialidades. En función de los objetivos que se marcan, previamente como colectivo y posteriormente a la hora de trabajar con el grupo, pondremos especial atención en preguntas básicas como: ¿Qué queremos decir? ¿Por qué? ¿Quién participa? ¿A qué público queremos llegar?

Somos conscientes de que acompañar un proceso de documental participativo conlleva responsabilidades; estamos interviniendo directamente en la vida de personas y grupos.

En los procesos de realización, las personas que promueven la iniciativa, o los que disponen de los conocimientos técnicos necesarios para elaborar los vídeos, tienen un papel muy importante. Esta situación conlleva una responsabilidad específica y la necesidad de asumir unos principios éticos claros que guíen su participación en los procesos. Detrás de la palabra "Participativo", pueden esconderse enfoques más o menos respetuosos de la autonomía de los actores involucrados

Las imágenes tienen una fuerza comunicativa muy importante. El espectador equipara una imagen, y por lo tanto las ideas que asociamos a las imágenes, con la realidad objetiva. Así, al utilizar herramientas de comunicación audiovisual se hace necesario reflexionar sobre los riesgos de manipulación. Se podría afirmar que la objetividad absoluta no existe, pero sí podemos mantener actitudes y principios más cercanos a la veracidad.

 

Experiencias de Documental Social Participativo llevadas por CàmeresiAcció

MIRADAS - (Estreno en la Filmoteca de Cataluña en Noviembre del 2014)

Un proyecto de más de dos años donde un equipo de personas sin hogar, coordinado por CàmeresiAcció, forman el equipo audiovisual de este documental.

Enmarcado dentro del proyecto "Retratos Sin Techo" artistas y investigadores sociales han realizado encuentros con personas sin hogar, generando relaciones que humanizan y unifican la vulnerabilidad que comparten ante la problemática de la vivienda. Un juego de miradas donde la frontera entre observado y observador se desdibuja. El arte y la etnografía confluyen invitando a la reflexión sobre la estructura del sistema socioeconómico actual.

VIDAS DIVERSAS 30 '- (Estreno en los Cines Girona en abril de 2014)

El documental reflexiona sobre la necesidad vital de las personas, en este caso personas con discapacidad física, de poder tener una vida independiente y autónoma en un proyecto propio de vida. Porque muchas personas con discapacidad, por las razones que sean, aunque no creen que una vida independiente es posible para ellas.

Protagonizado por personas con discapacidad física que ya tienen una vida independiente, el vídeo quiere promover que otras personas se decidan a tomar las riendas de sus vidas y desarrollar un proyecto de vida propio.

PUZZLE 60 '- (Estreno en los Cines Girona el Diciembre 2015 y emisión en el Canal 33 en junio ​​de 2016).

Un grupo de personas de Amputados Sant Jordi forma el equipo audiovisual del documental. La experiencia de la amputación es el hilo conductor de esta historia, que se explica en primera persona, por las mismas protagonistas. Se trata de una pieza que obliga a replantearse los valores y la manera que tenemos de afrontar la realidad. Fresca, profunda y directa, esta es una historia que hunde la discapacidad y hace una oda a la fuerza ante la vida.

VIVIR AL LÍMITE 60 '- (Diciembre 2016)

Una mirada al límite de las capacidades de cualquier persona, un planteamiento sobre quién o qué nos marca hasta donde podemos llegar.

El documental nos traslada de una fase a otra de la vida de una persona con inteligencia límite. Desde la infancia hasta la vejez, sutilmente se muestra cómo los cambios más cotidianos y/o a priori insignificantes suponen un gran esfuerzo para personas que viven "etiquetadas" bajo esta condición.

Con esta idea, un grupo de ocho personas con inteligencia límite se coordinan con CàmeresiAcció para realizar un documental de forma colectiva sobre su propia experiencia de vida. A partir de ahí, cada una forma parte del equipo audiovisual del documental "Vivir al límite", y se inicia una mirada profunda, cercana y sincera sobre su condición.

Cuando los límites vienen impuestos más allá de la propia decisión. ¿Cuál es el verdadero significado de formar parte de un sistema social que demanda de forma flagrante y obligada a ser productivos y a enfrentarse a las exigencias de un entorno competitivo, siendo resolutivas y/o capaces de tomar decisiones de forma autónoma?//

Comparte:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
cameres i accio audiovisual
Càmeres i Acció
//Bajo las bases del periodismo social y la contrainformación, se trabaja para formar a las personas con el objetivo de que sean ellas las que expliquen la realidad en primera persona y sin intermediarios/as. El eje principal de la asociación es proporcionar recursos de comunicación y desarrollo personal a diferentes colectivos en riesgo de exclusión, para que puedan dar visibilidad a las diferentes problemáticas, llevando a cabo proyectos de transformación comunitaria mediante el audiovisual.//
cameres-i-acció
Càmeres i Acció: el audiovisual como herramienta social | Silvia Cepero y David Fernández